English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Estarcido: uso correcto de las plantillas y el pincel



La técnica del estarcido es sencilla, pero hay algunas normas que es necesario seguir para evitar que la pintura se extienda y queden borrones que desluzcan el resultado final. Para asegurar un buen acabado, las plantillas deben estar bien fijadas a la superficie, sin que se levanten o muevan mientras se aplica la pintura. Además, hay que elegir los materiales adecuados, entre ellos, el pincel. Este debe tener forma redonda y las cerdas deben ser cortas e iguales.



Uso correcto de la plantilla
Cuando se realiza un estarcido, las plantillas han de quedar bien fijadas a la superficie para evitar que se levanten o se muevan mientras se pinta. Una buena fijación evitará también que la pintura se cuele por debajo de la plantilla.

Los aerosoles o sprays adhesivos constituyen un método idóneo para fijar las plantillas. Cubren la superficie de las mismas con una capa adhesiva que se mantiene activa durante algún tiempo. Esto permite presionar la plantilla sobre la superficie y levantarla varias veces.

Los aerosoles o sprays adhesivos constituyen un método idóneo para fijar las plantillas
Una vez que el dibujo está terminado, hay que retirar la plantilla hacia arriba. De este modo, se evitará arrastrar la pintura de los bordes.

Si el diseño requiere usar varias plantillas, es necesario esperar a que se seque la pintura antes de aplicar otro tinte. De lo contrario, se podrían originar borrones al superponer la plantilla nueva en el dibujo.

Elegir el pincel adecuado

La primera norma que se debe cumplir al realizar un estarcido con pincel es elegir uno adecuado para la técnica y el dibujo, así como utilizarlo bien.
Este debe tener forma redonda, con cerdas suaves, cortas e iguales, de manera que facilite la retirada del exceso de pintura y su aplicación. Si el pincel es inadecuado, cargará más pintura y será más difícil deshacerse del exceso. Además, es posible que se cuele el producto en los bordes.
Si el pincel no es adecuado, cargará más pintura y será más difícil deshacerse del exceso
Las cerdas se deben empapar de pintura con suavidad. Para ello, antes de empezar a pintar, se debe descargar la pintura sobrante en un papel o en una paleta de pintura.
Las pinceladas también se deben dar de la manera adecuada, es decir, con pequeños golpes secos o circulares. No hay que rellenar por completo el hueco. Cuando se realiza un estarcido el resultado final queda mejor si es degradado.
Cuando sea necesario cambiar de color, el pincel debe estar seco. En caso contrario, la pintura puede estar muy aguada y facilitar los borrones. Hay que limpiarlo y secarlo bien o utilizar un pincel nuevo cada vez que se cambie de color.
Visto en Eroski Consumer


Publicar un comentario

Entradas populares